20.11.12

La probabilidad de que exista vida en la Galaxia es cada vez menor

Hace aproximadamente un año escribí sobre la posibilidad de comunicarnos con seres de otro planeta. Si bien, hacía el supuesto de que existen seres fuera de nuestro Sistema Solar con la capacidad de comunicarse, debemos hacer mención de algunos parámetros que no son menores a la hora de realizar estimaciones. 

La vida requiere probablemente agua líquida, sustancias químicas carbohidratadas y alguna forma de molécula autoreplicante como el ADN. En 1961 el astrónomo Frank Drake fue uno de los primeros en hacer una estimación sobre la posibilidad de vida en la Vía Láctea (nuestra galaxia), de la misma forma como yo lo hice en el escrito de hace un año. La ecuación de Drake calcula el número de civilizaciones en la galaxia multiplicando varios números, que incluyen: 
  • El ritmo en que nacen las estrellas en la galaxia.
  • La fracción de estas estrellas que tienen planetas.
  • El número de planetas por cada estrella que tienen condiciones para la vida.
  • La fracción de planetas en los que realmente se desarrolla vida.
  • La fracción que desarrolla vida inteligente.
  • La fracción que está dispuesta a comunicar y es capaz de hacerlo.
  • El tiempo de vida esperado de cada civilización.
Tomando estimaciones razonables, Drake calculó que sólo en la Vía Láctea podría haber entre 100 y 10.000 planetas que son capaces de albergar vida inteligente. De esta forma, la zona ideal donde pueden existir estos planetas alrededor de la estrella que le proporciona energía, es denominada "Rizos de Oro".

Sin embargo, actualmente los avances científicos han demostrado que las probabilidades de vida en planetas dentro de la zona "Rizos de Oro" son probablemente mucho menores que las estimadas originalmente por Drake.  ¿Y esto por qué? Debido principalmente a nuevos factores que no fueron tomados en cuenta en su momento y que permiten a usted y yo leer y escribir, respectivamente, este escrito.

En primer lugar, la presencia de un planeta del tamaño de Júpiter en un sistema solar es fundamental para desviar y lanzar al espacio los cometas y meteoritos pasajeros, limpiando de esta forma el sistema y permitiendo así el florecimiento de la vida. Si Júpiter no existiera, la Tierra estaría bombardeada con meteoritos y cometas, lo que haría la vida imposible.

En segundo lugar, nuestro planeta está agraciado con una gran Luna, que ayuda a estabilizar el giro de la Tierra. Sin una gran Luna es muy probable que nuestro eje de giro se hubiera hecho inestable y la Tierra se tambaleara, lo que haría la vida imposible. 

En tercer lugar, pruebas geológicas recientes apuntan al hecho de que en muchos momentos en el pasado la vida en la Tierra estuvo a punto de extinguirse. Hace unos 2.000 millones de años la Tierra estaba prácticamente cubierta de hielo (¿vieron "La Era del Hielo"?), lo cual dificilmente pudo albergar vida. En otras épocas, erupciones volcánicas e impactos de meteoritos podrían haber estado a punto de destruir toda la vida en la Tierra; de modo que la creación y la evolución de la vida es más frágil de lo que pensábamos en un principio.

En cuarto lugar, un campo magnético intenso es necesario para desviar los rayos cósmicos y la radiación que podrían destruir la vida en la Tierra.

En quinto lugar, una moderada velocidad de rotación planetaria es muy necesaria para estar aquí presentes. Si la Tierra rotara con demasiada lentitud, la cara que enfrenta el Sol estaría ardiente, mientras que la otra estaría gélida durante largos períodos de tiempo; si la Tierra rotara con demasiada rapidez, habría condiciones climáticas extremadamente violentas, como vientos y tormentas monstruosas.

En último lugar, la posición de la Tierra dentro de la Galaxia es ideal. Si la Tierra estuviera demasiado cerca del centro de la galaxia Vía Láctea, recibiría una radiación peligrosa; si estuviera demasiado lejos del centro, nuestro planeta no tendría suficientes elementos pesados para crear moléculas de ADN y proteínas.

Así, al parecer Dios o la Energía que creó todo esto, no jugó a los dados y efectivamente hizo calzar todo para que de alguna u otra forma nosotros existiéramos. Todo calza y está perfectamente calculado. Nos hallamos aquí, esperando que algún día otros seres con la misma suerte se logren contactar con nosotros. Ya lo decía Arthur C. Clarke: "O estamos solos en el Universo o no lo estamos. Las dos perspectivas son aterradoras".

1 comentario:

@lasnibat dijo...

Un amigo me escribió refiriéndose a este tema y me sugirió dos lecturas complementarias.
Las comparto con ustedes para seguir expandiendo este pensamiento.

1) Un articulo publicado recientemente en The Astrophysical Journal (adjunto) en el cual se analizan parte de los datos de la sonda Kepler para determinar(notese, determinar el numero de exoplanetas habitables cerca de la Tierra.
http://adsabs.harvard.edu/abs/2012ApJ...745...20T

2) Extracto de Wikipedia en el cual aparece una critica interesante y solidamente argumentada a la ecuacion de Drake y una replica igual de interesante del mismo Drake.
http://en.wikipedia.org/wiki/Drake_equation#Criticism

Saludos,
T.