26.12.12

¿Por qué las nubes de lluvia son negras?

Ayer mi mujer me preguntó por las nubes. Propuso que sería un buen tópico para escribir en esta tribuna y hoy accedo a ello. Y es curioso, porque justamente "una nube" se me vino a la mente cuando estuve por primera vez junto a la que sería mi compañera de vida. Sentía que a su lado era libre, el ambiente era suave, fresco, puro y yo me encontraba en la inmensidad del cielo junto a ella.
 
Una nube está formada por cristales de nieve o gotas de agua microscópicas suspendidas en la atmósfera. De la misma forma del por qué el cielo es de color azul (explicado hace algunos meses en este mismo lugar), las partículas de las nubes dispersan toda la luz visible y por eso se ven blancas. Sin embargo, a veces son demasiado gruesas o densas como para que la luz las atraviese, y entonces se ven grises o incluso negras.
 
Conozco a personas que tienen álbumes de fotografías exclusivamente de nubes y otras que se especializan en identificar las diversas figuras que éstas forman. Y es que gracias a la diversidad de caminos que toman las partículas, la cantidad de nubes diferentes es altísima, logrando incluso una clasificación propia según un sistema internacional creado a comienzos del siglo XIX por Luke Howard, químico y meteorólogo inglés que las dividió en cuatro grandes categorías, desde las más altas a las más bajas.
  1. Cirros (del latín Cirrus): Son nubes blancas y sin sombras internas que presentan un aspecto de filamentos largos y delgados, las que están compuestas por partículas de hielo. La apariencia general es como si el cielo hubiera sido cubierto a brochazos.
  2. Estratos (del latín Stratus): Tienen la apariencia de un banco de neblina grisáceo sin que se pueda observar una estructura definida o regular. Durante el otoño e invierno pueden permanecer en el cielo durante todo el día. Durante la primavera y principios del verano aparecen durante la madrugada dispersándose durante el día, lo que indica buen tiempo.
  3. Nimbos (del latín Nimbus): Es una nube de altura media que produce precipitación. Son de color gris oscuro y su base es irregular. Estas nubes cierran el cielo de manera que no dejan pasar la luz del sol debido a su gran densidad y espesor.
  4. Cúmulos (del latín Cúmulus): Presentan un gran tamaño con sombras muy marcadas, las cuales en su apariencia son como motas de algodón flotando en el cielo. Presentan una base horizontal y en la parte superior protuberancias verticales de gran tamaño que se deforman continuamente. Corresponden al buen tiempo cuando hay poca humedad ambiental y poco movimiento vertical del aire. En el caso de existir una alta humedad y fuertes corrientes ascendentes, los cúmulos pueden adquirir un gran tamaño llegando a originar tormentas y aguaceros intensos.
Pero, ¿Cómo se forman? ¿Por qué llueve? Eso será tema de un próximo escrito...

No hay comentarios: