22.9.13

Ilusiones Opticas: Efecto de Distorsión de Caras

Las ilusiones ópticas son algo que siempre me han llamado la atención. Desde cosas tan simples como las que propone artísticamente M.C.Escher, a otras más sofisticadas como efectos que requieren la acción de nuestro cuerpo.

Sin embargo, hay una en particular que fue "descubierta" hace muy poco (2012) obteniendo el segundo lugar en la novena edición del concurso sobre "La Mejor Ilusión del Año".


Este efecto óptico ha sido llamado "Flashed Face Distortion Effect" por los investigadores que lo descubrieron, el cual funciona como sigue. Si una de las caras tiene una característica semejante respecto a las otras, por ejemplo un mayor mentón o una nariz más pequeña, el efecto hace que la percibamos exagerada, dando un aspecto grotesco a una cara normal. Si los ojos de las caras no están en el mismo sitio, o si las caras son de tamaño muy diferente, el efecto desaparece.

En el libro "El Gorila Invisible" de Christopher Chabris y Daniel Simons, los autores se refieren a cómo el cerebro nos juega en contra producto de su método natural de ahorro. No puede almacenar toda la información que recibe por lo tanto se enfoca en lo que él determina como "importante". De esta forma, si estamos viendo una película, nos concentramos en lo esencial y no nos fijamos en todos los detalles que la pantalla nos entrega. Lo mismo cuando leemos un libro, no podemos recordar todas las palabras que este contiene y sólo captamos la idea principal.

El Flashed Face Distortion Effect es otro ejemplo más de lo que ocurre con un cerebro que tiene recursos finitos y que naturalmente tiende a ahorrar. Cuando nos enfocamos en la cruz del medio, el sistema visual procesa la imagen completa, pero transmite principalmente sólo lo más "importante", como son los cambios, que podemos ver exagerados en nuestra apreciación mental.

Claramente si enfocamos nuestra mirada en cada una de las caras, podemos notar que están normales. Sin embargo, cuando nuevamente nos enfocamos en la cruz del medio, la manera que tiene nuestro cerebro de resumir información nos juega una mala pasada.

No hay comentarios: